HISTORIA-PARROQUIA

HISTORIA DE LA PARROQUIA DE SAN JUAN DE MATA

1. Creación de la parroquia

Seminario trinitario: Colocación primera piedra.

Seminario trinitario: Colocación primera piedra.

Cuando iniciaba su andadura nuestro seminario mayor (1963), el barrio sólo contaba con tres pequeños lugares de culto: capilla de las Oblatas de Cristo Sacerdote (monasterio de clausura); capilla de los Hermanos Maristas; un aula de la guardería infantil de las religiosas del Amor de Dios habilitada ocasionalmente para actos religiosos. Hasta octubre de 1968 la barriada de Salas Pombo pertenecía a la jurisdicción parroquial de la Purísima, de difícil atención pastoral por su extensión.

Inauguración del seminario (1963).

Inauguración del seminario (1963).

Ante el aumento de población que había experimentado la zona en las décadas precedentes, se vio la conveniencia de segregar este barrio de aquella macroparroquia. De este modo, fue erigida por el obispo Mauro Rubio Repullés la nueva parroquia de San Juan de Mata, encomendada a la Orden Trinitaria. La inauguración se celebró el 27 de octubre de 1968.

El ámbito parroquial disponía al inicio de unas 1.300 familias, agrupadas entre las calles Volta, la avenida Maestro García Bernalt y la avenida de Portugal. Contaba también con el barrio Soto Muñiz o dicho popularmente, Barrio del Castigo, donde vivían unas 80 familias en situación de gran pobreza. Los primeros responsables de la parroquia fueron los PP. Joaquín Muneta, párroco, y Pedro Gorena, coadjutor.

Durante más de treinta años, hasta el año 2000, funcionó como templo parroquial una capilla de dos brazos perpendiculares formando una ele, que ocupaba la planta baja del edificio del colegio.

2. El templo actual

El sueño del templo parroquial se hizo realidad cuando los Trinitarios conmemoraban el octavo centenario de la aprobación de su Regla (17-XII-1198) y el cuarto de su Reforma (20-VIII-1599).
La obra fue proyectada y dirigida por los arquitectos don Alberto Ustárroz Calatayud y don Manuel Iñiguez Villanueva y ejecutada por la empresa constructora TRESECO, S.L.. Los trabajos emprendidos el 3 de marzo de 1999 terminaron el 6 de mayo de 2000, procediéndose al día siguiente (tercer domingo de pascua y memoria de la traslación de las reliquias de San Juan de Mata) a su solemne dedicación de manos del prelado salmantino D. Braulio Rodríguez. Estuvo presente en el acto el Ministro General P. José Hernández Sánchez. Momentos antes de la dedicación del templo, fue trasladada a él con una solemne procesión presidida por el prelado la urna con los restos de San Juan de Mata de la iglesia donde había reposado durante 34 años a su nueva y definitiva sede. Desde el 7 de mayo de 2000, fecha de la consagración del nuevo templo dedicado a la Santísima Trinidad y a San Juan de Mata, los sagrados restos del Fundador trinitario reposan en un digno y céntrico mausoleo del templo.
En una fase ulterior a partir del mes de mayo de 2000, se procedió a la realización del muro espadaña, desligado del templo y adosado al pabellón lateral izquierdo del convento. En él se colocó una copia exacta, en mosaico, del medallón trinitario de Santo Tomás in Formis (Roma) hecha por los residentes del instituto psicopedagógico que los trinitarios regentan en Venosa (Italia).

Algunos rasgos simbólicos

El templo respeta la orientación litúrgica oriente-occidente. Con la combinación de tres figuras geométricas —triángulo en alusión a la Santísima Trinidad, cuadrado como símbolo de la limitación humana, circunferencia o círculo indicando la perfección— se logra una armoniosa unidad de estilos diversos enaltecida por una intensa luminosidad.
La cruz de Cristo, manifestación suprema del Amor sin medida de Dios al hombre, se pone en evidencia en la fachada principal del templo con cinco filas de siete cruces cada una. Recubiertas con granito de color tenue, toman las tonalidades roja y azul de la cruz trinitaria.

Dos puertas laterales introducen en dos espacios de acceso reducidos, cual recordatorio simbólico de que al llegar al templo, reconocemos nuestras limitaciones y fragilidades a la espera de la salvación que nos viene de Dios. Según nos vamos adentrando, nos envuelve una sensación un tanto misteriosa que ya dentro, da paso a otra de grandiosidad y luz en alusión al encuentro con Cristo, el Señor.
El templo se halla dividido en tres cuerpos:

1. Evocando la configuración de los templos romanos de los primeros siglos de la Iglesia, la parte posterior incluye los espacios reservados a los tres sacramentos de iniciación cristiana, por ello solo en esta parte se observan luces y sombras.
Baptisterio: Las formas circulares del suelo y una lámpara a modo de estrella, alusiva a la de David, apuntan al sacramento que nos introduce en la familia de los hijos de Dios. Desde ese punto vemos el altar mayor con la imagen de la Santísima Trinidad coronando a María en un fondo de intensa luz, como indicándonos que el bautismo nos conduce a ese Dios Amor ya en este mundo y luego en el encuentro definitivo del más allá. Sede penitencial: A ambos lados de la fuente bautismal se sitúan los confesonarios, lugar para el sacramento de la reconciliación. En su parte inferior emerge la oscuridad (pecado) y en la superior la luz (gracia).
Capilla del Santísimo Sacramento: La capilla con el altar, el sagrario y la reproducción de un hermoso cuadro de los siglos XVII-XVIII, que presenta a la Inmaculada Concepción bajo la mirada bendiciente de Dios Padre. La bóveda está preparada como base para un futuro coro.

2. Cuerpo central: Todo él está demarcado y dispuesto, salvo cuatro triángulos decorativos sobre la urna, por cuadrados: suelo, ventanales del relicario, sistema de lámparas, el entero espacio. Todo ello, alusivo a las limitaciones que acompañan a la condición humana a la que pertenecen también los santos. La preciosa urna barroca del siglo XVIII que contiene los restos de San Juan de Mata se alza airosa desde la tumba.
Sobre la urna se yergue una majestuosa “palmera” con las palmas orientadas hacia el cielo, en alusión al salmo 91: «El justo crece como una palmera». Por su parte anterior se puede descender hasta la tumba para orar en ella y observar cómo recibe la luz natural. Dos núcleos de luz son bien perceptibles en todo el cuerpo central: la luz natural en el techo simbolizando a Dios y la artificial abajo en alusión a la que él nos envía. Este espacio evoca la composición de la gran basílica de Santa Sofía en Estambul y los famosos cubos de Moneo.
Cinco imágenes sagradas se distribuyen en ese espacio central. En dos hornacinas a los dos lados de la parte frontal, están las imágenes de San Juan de Mata y de San Félix de Valois. En una hornacina lateral se sitúa una imagen de San Juan Bautista de la Concepción. La venerada imagen de Jesús Nazareno Rescatado se encuentra en un ángulo frontal de la iglesia. Por último, la talla del Cristo del Vía crucis, titular de la homónima Hermandad, se halla ubicada entre la capilla del Santísimo Sacramento y la sacristía.

3. Ábside – Altar: Un Cristo crucificado colgado entre el techo y el ábside que nos invita a unir el cielo y la tierra y a adorar al Dios Hombre, nos introduce en el presbiterio. Él nos habla en su Palabra y se nos da en el Altar. Una serie de triángulos, que en la pared se conjugan con grandiosas troneras de luz, conforman el lugar significando la presencia de Dios Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Una imagen de la Trinidad coronando a María hace que tanto el altar como la parte superior del relicario de San Juan de Mata se conviertan en un canto de alabanza que la Orden Trinitaria ha entonado incesantemente en los ocho siglos de su historia: «Gloria tibi, Trinitas, et captivis libertas» (Gloria a ti, Trinidad y a los cautivos libertad).

En el exterior del templo, en un margen de la calle Peña de Francia, fue colocada e inaugurada el 28 de enero de 2010 una bella estatua de San Juan de Mata, ejecutada en bronce por Antonio Malmierca Zúñiga. Es donación del Ayuntamiento como gesto de reconocimiento de la multisecular presencia de los Trinitarios en Salamanca. El Santo aparece de algo más de medio cuerpo con los signos de la Regla y de las cadenas y la mirada contemplativa dirigida a la iglesia, donde se conservan y veneran sus restos mortales. En el pedestal granítico se lee: “La ciudad de Salamanca a San Juan de Mata / 28 de enero de 2010”.

3. Desarrollo de la pastoral parroquial

Recordemos algunos acontecimientos significativos de los meses iniciales. Surgieron los primeros grupos parroquiales: Adoración Nocturna (1968); grupo de matrimonios con charlas semanales; grupo de catequesis infantil (con más de un centenar de niños cada año); club de jóvenes o Juventud Trinitaria Seglar (J.T.S.) en 1968.
Desde el inicio de la parroquia, se distinguieron la fiesta de San Juan de Mata y la fiesta de la Santísima Trinidad que de ordinario se preparaban con un triduo solemne y contaban con la visita del obispo diocesano. Ambas fiestas tenían su proyección social en el barrio, alentadas por la asociación civil Cabezas de Salas Pombo.
Luego, a lo largo de los años se fueron introduciendo otras actividades, por ejemplo: reuniones de familias para los padres que pedían el bautismo o la primera comunión para sus hijos; las labores de cáritas parroquial; la adoración nocturna; las clases de adultos. Se crearon nuevos grupos: Movimiento de Señoras (1972), con dos reuniones mensuales (una para retiro espiritual y otra de formación); Movimiento Familiar Cristiano (1973); la Asociación Juvenil Brunete (A.J.B.) –finales de los años 60– para la que se organizaban encuentros y actividades de carácter cultural (música, teatro, etc.), deportivo, religioso, recreativo (los domingos, baile), social; la Legión de María (años 80); el grupo laical trinitario llamado O.A.N. (Obra de Ayuda al Necesitado), fundado por el P. José Gamarra (1975); la coral “San Juan de Mata” (1978).
El «Hogar parroquial del Jubilado» fue inaugurado el 19 de marzo de 1977, fiesta de San José, ocupando el local que anteriormente tenía el club juvenil. Impulsores del Hogar fueron los PP. José Gamarra y José Ignacio Arrinda (párroco del momento) a quienes ayudaron eficazmente en esa tarea los novicios y los miembros de la O.A.N. Este servicio parroquial dejó de ser necesario desde el momento en que se puso en marcha en noviembre de1994, el Hogar de jubilados “San Juan de Mata”, construido para beneficio del barrio en terrenos adquiridos a los trinitarios junto al Colegio.
Desde el principio la parroquia ha prestado una atención particular a sus enfermos. Al inicio eran unas 40 las personas a las que se llevaba la comunión y en cuyas casas se celebraba ocasionalmente la santa misa. El año 1986 se introduce la celebración anual del día del enfermo en la iglesia parroquial.
Las fiestas del titular -San Juan de Mata- siguen celebrándose en torno al 8 de febrero (en el domingo más cercano): siempre con solemnidad y multitud de actos religiosos y culturales.

A partir del domingo 18 de abril de 2010 se celebra todos los domingos una misa en la capilla de la residencia universitaria Nuestra Señora de Guadalupe de la Universidad Pontificia, en la nueva urbanización Huerta Otea, perteneciente a la jurisdicción de la parroquia San Juan de Mata. Es el primer servicio que se ofrece en este nuevo barrio.

4. Iniciativas de carácter cultural y social

Apenas creada la parroquia, su primer coadjutor P. Pedro Gorena tuvo la feliz idea de constituir un club parroquial para jóvenes, denominado J.T.S. (Juventud Trinitaria Salmantina) del que nació enseguida un conjunto musical del mismo nombre. Se le asignó el local inferior de la zona ocupada por las viviendas de las personas de servicio. Con la música, el baile y otros momentos de sana diversión, resultó ser un medio muy eficaz para aglutinar e interrelacionar a los jóvenes del barrio. Al frente del club se sucedieron los padres Nemesio Ruiz y en 1972, José Ignacio Arrinda ayudado por el estudiante Felipe López. Hemos aludido también a la Asociación Juvenil Brunete (A.J.B.), creada el año 1979 y que fue promotora de muchas actividades de carácter cultural y recreativo.
Una mención especial merece el brillante ciclo de animación musical cubierto por la coral parroquial “San Juan de Mata”, creada por el religioso trinitario Juan Jáuregui Castelo. Con una agrupación de 60 voces juveniles, interpretaba música variada con especial atención al folklore castellano-leonés. Hizo su presentación el día 16 de diciembre de 1978. Todos los eventos más significativos del Barrio y de la Parroquia contaron con su agradable y armoniosa compañía. Su creciente notoriedad le condujo a actuar en los centros culturales y en varios templos de Salamanca, así como en muchos pueblos de la provincia. Tan destacado conjunto musical, cerró su ciclo histórico el año 1984.
También se puso en marcha un grupo de arte dramático (1978) con jóvenes de nuestro colegio, promovido por el P. Felipe Agra, bajo la dirección de Victor Juan Ventosa y con el nombre artístico de: «Alambrada». Esta actividad junto con otras de índole cultural y recreativo era promovida especialmente por la Asociación Juvenil Brunete (AJB). Al inaugurarse en 1986 un centro cultural del barrio con sede en la estación de autobuses, centro en el que se integraron la AJB y la Asociación de Vecinos, en el ámbito parroquial se dio vida por iniciativa del P. Daniel García, a la nueva asociación juvenil “La Fragua”, promotora de diversas actividades como teatro, baile, excursiones a la nieve o campamentos de verano.
Desde los primeros años de la parroquia se celebra en vísperas de Navidad, un festival juvenil al que son invitados todos los feligreses.
Entre la parroquia y el colegio Padres Trinitarios pusieron en marcha en los meses de abril y mayo de 2009 un programa de actividades bajo el denominativo “Primer supermaratón”, con el fin de concienciar a la gente sobre el drama de la esclavitud infantil y recabar ayuda económica para la obra social que los Trinitarios habían puesto en marcha cerca de Jartúm (Sudán). La participación ciudadana fue más que notable. La iniciativa tuvo tal resonancia en la ciudad, que la Cruz Roja tuvo a bien conceder el premio anual a la mejor iniciativa salmantina a favor de la infancia.

El año 2004 un grupo de jóvenes de la parroquia emprendieron el programa de la “paellada solidaria”, que se ha venido organizando anualmente en torno a la fiesta de la Santísima Trinidad. En el exterior del templo se cocina una gigantesca paella, que se sirve a un precio módico a la gente. Lo recaudado se destina a las obras sociales sostenidas por los trinitarios en América Latina y en Madagascar.

5. Listado de párrocos

Joaquín Muneta Barbarin (1968-1971)
Jesús Sagarna Ortuondo (1971-1973)
José Ignacio Arrinda Mongradón (1973-1985)
Roque Gastañaga Iriarte (1985-1988)
Antonio Zabaleta Muneta (1988-1991)
Carlos Cantón Rodríguez (1991-1994)
José Ángel Urcelay Martínez de Lizarduy (1994-1997)
José Ignacio Arrinda Mondragón (1997-2003)
Miguel Vicente Basterra Adán (2003-2009)
Daniel García Camino (2009-2012)
Arsenio Llamazares Ugena (2012…)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>