Nuestro “día a día”

Calendario de actividades

Posted in Calendarios | 1 Comment

INFORMACIÓN DE LA PARROQUIA

SOLEMNIDAD DE LA INMACULADA. Se celebra el día 8. Es fiesta de precepto. Las misas con el horario dominical.

CELEBRACIÓN COMUNITARIA DE LA PENITENCIA. La tendremos el día 11 a las 8 de la tarde. La Misa de la tarde queda suprimida.

FESTIVAL PARROQUIAL DE NAVIDAD. Tendrá lugar el domingo día 14 a las 5 de la tarde, en el salón de actos del Colegio Villar y Macías.

FIESTA DE SAN JUAN DE MATA. El 17 tendremos la Misa solemne a las 8 de la tarde.

REQUERIMIENTO DE PERSONAL. Para organizar la Campaña de Felicitación de Navidad, se pide de nuevo a colaboración de voluntarios para llevar la felicitación parroquial a todos los hogares.

Posted in Anuncios parroquiales, Nuevo | Leave a comment

LOS TRINITARIOS EN SALAMANCA: HISTORIA Y PRESENTE

librolostrinitarios50 años del Colegio Mayor Santísima Trinidad

Autores: Juan Pujana y Eduardo Javier Alonso Romo

Páginas: 310

Precio: 25,00 € (con IVA)

Formato: 17 x 24 cm.

La obra presenta un estudio completo de la presencia de los Trinitarios en Salamanca. La historia remota versa sobre las dos ramas de los Trinitarios asentadas en la ciudad: los Trinitarios calzados, desde finales del siglo XIV hasta la época de la exclaustración, de cuya brillante trayectoria queda huella en la calle Zamora junto a la Plaza Mayor (el antiguo palacio de los Montellano); los Trinitarios descalzos, cuyo convento fue fundado por San Juan Bautista de la Concepción, desde el año 1606 hasta el año 1836 (de él dan fe la iglesia parroquial de San Pablo y los Juzgados municipales en la plaza Colón).

La parte más extensa del libro se dedica a la historia reciente de los Trinitarios en la Ciudad del Tormes. Un capítulo relata el tiempo transcurrido en un modesto convento/colegio de la calle Padre Manjón nº 5 (1945-1963). Con más detenimiento se traza la trayectoria del Colegio Mayor Santísima Trinidad, de la Avenida Filiberto Villalobos nº 82, que celebra en el año en curso sus bodas de oro (1963-2013). Todo el libro está salpicado de fotografías, que amenizan el relato histórico y avivan la memoria agradecida de tantos salmantinos que a lo largo de las últimas cinco décadas se han beneficiado de los servicios sociales y religiosos de estos beneméritos frailes de hábito tricolor y espíritu liberador.

Sólo 20 euros para los miembros de la comunidad parroquial. 

Pueden solicitar el libro en la sacristía o en las oficinas del 

Secretariado Trinitario (Avda. Filiberto Villalobos, 80)

Posted in Anuncios parroquiales, Nuevo | Leave a comment

INFORMACIÓN DE LA PARROQUIA

20/11/2014

ADORACIÓN AL SANTÍSIMO SACRAMENTO

El jueves, día 27,  NO tendremos la adoración al Santísimo Sacramento.

 

GRACIAS POR VUESTRA COLABORACIÓN

La colecta del domingo 16 de noviembre  en favor de las necesidades de la diócesis, ascendió a 408,00 Euros.

Posted in Anuncios parroquiales, Nuevo | Leave a comment

Bautismo

EL SACRAMENTO DEL BAUTISMO 

Del Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica, números 252-264

¿Con qué nombres se conoce el primer Sacramento de la iniciación?

El primer sacramento de la iniciación recibe, ante todo, el nombre de Bautismo, en razón del rito central con el cual se celebra: bautizar significa «sumergir» en el agua; quien recibe el bautismo es sumergido en la muerte de Cristo y resucita con Él «como una nueva criatura» (2 Co 5, 17). Se llama también «baño de regeneración y renovación en el Espíritu Santo» (Tt 3, 5), e «iluminación», porque el bautizado se convierte en «hijo de la luz» (Ef 5, 8).

¿Cómo se prefigura el Bautismo en la Antigua Alianza?

En la Antigua Alianza se encuentran varias prefiguraciones del Bautismo: el agua, fuente de vida y de muerte; el arca de Noé, que salva por medio del agua; el paso del Mar Rojo, que libera al pueblo de Israel de la esclavitud de Egipto; el paso del Jordán, que hace entrar a Israel en la tierra prometida, imagen de la vida eterna.

¿Quién hace que se cumplan estas prefiguraciones? 

Estas prefiguraciones del bautismo las cumple Jesucristo, el cual, al comienzo de su vida pública, se hace bautizar por Juan Bautista en el Jordán; levantado en la cruz, de su costado abierto brotan sangre y agua, signos del Bautismo y de la Eucaristía, y después de su Resurrección confía a los Apóstoles esta misión: «Id y haced discípulos de todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo» (Mt 28, 19-20).

¿En qué consiste el rito esencial del Bautismo?

El rito esencial del Bautismo consiste en sumergir en el agua al candidato o derramar agua sobre su cabeza, mientras se invoca el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

¿Quién puede recibir el Bautismo? 

Puede recibir el Bautismo cualquier persona que no esté aún bautizada.

¿Por qué la Iglesia bautiza a los niños? 

La Iglesia bautiza a los niños puesto que, naciendo con el pecado original, necesitan ser liberados del poder del maligno y trasladados al reino de la libertad de los hijos de Dios.

¿Qué se requiere para ser bautizado? 

A todo aquel que va a ser bautizado se le exige la profesión de fe, expresada personalmente, en el caso del adulto, o por medio de sus padres y de la Iglesia, en el caso del niño. El padrino o la madrina y toda la comunidad eclesial tienen también una parte de responsabilidad en la preparación al Bautismo (catecumenado), así como en el desarrollo de la fe y de la gracia bautismal.

¿Quién puede bautizar?

Los ministros ordinarios del Bautismo son el obispo y el presbítero; en la Iglesia latina, también el diácono. En caso de necesidad, cualquiera puede bautizar, siempre que tenga la intención de hacer lo que hace la Iglesia. Éste derrama agua sobre la cabeza del candidato y pronuncia la fórmula trinitaria bautismal: «Yo te bautizo en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo».

¿Cuáles son los efectos del Bautismo? 

El Bautismo perdona el pecado original, todos los pecados personales y todas las penas debidas al pecado; hace participar de la vida divina trinitaria mediante la gracia santificante, la gracia de la justificación que incorpora a Cristo y a su Iglesia; hace participar del sacerdocio de Cristo y constituye el fundamento de la comunión con los demás cristianos; otorga las virtudes teologales y los dones del Espíritu Santo. El bautizado pertenece para siempre a Cristo: en efecto, queda marcado con el sello indeleble de Cristo (carácter).

¿Cuál es el significado del nombre cristiano recibido en el Bautismo?

El nombre es importante porque Dios conoce a cada uno por su nombre, es decir, en su unicidad. Con el Bautismo, el cristiano recibe en la Iglesia el nombre propio, preferiblemente de un santo, de modo que éste ofrezca al bautizado un modelo de santidad y le asegure su intercesión ante Dios.

Posted in Nuevo, Sacramentos | Leave a comment

Requisitos-Bautismo

1.- Ponerse en contacto con la parroquia con dos meses de antelación como mínimo.

2.- Entrevista personal del sacerdote con los padres en el momento de solicitar el bautismo.

3.- Asistir a una catequesis de preparación al bautismo.

4.- Los padrinos deben estar bautizados y confirmados.

5.- La celebración del bautismo es individual y la fecha puede ser solicitada por los padres. En algunas circunstancias puede haber bautizos comunitarios.

 

pilabautismo1

¡¡VAS A BAUTIZAR A TU HIJO!!

 

¿Qué significa bautizar a tu hijo?

Os a nacido un hijo. Lo habéis inscrito en el Juzgado. Le habéis dado un nombre y unos apellidos. Ahora queréis bautizarlo…

 

¿Qué hace falta para bautizar a un niño?

1.- Creer en Jesucristo.

2.- Formar parte de la Iglesia.

 

Razones para bautizar a un niño

– Porque sois creyentes y queréis darle vuestra fe.

– Porque amáis a Dios y queréis que Él también lo ame.

– Porque amáis a Jesús, vivís los valores del Evangelio y queréis que vuestro hijo los viva.

– Porque pertenecéis a la Iglesia y queréis que vuestro hijo sea también parte de ella.

 

Razones que no valen

– Porque siempre se ha hecho así.

– Porque es una costumbre de la família.

– Porque no queréis que os critiquen por no hacerlo.

– Porque si no lo hacemos, a lo mejor le pasa “algo”.

– Porque, aunque no tengáis fe, ya sabrá él lo que hace después.

 

No hay bautismo sin fe

Para celebrar el bautismo hace falta tener fe. Vuestro hijo aún no tiene fe, ni la puede aceptar, ni la puede vivir.

 

¿Entonces?

– Sois vosotros, los padres, quienes tenéis que tener fe.

– Sois vosotros, los padres, quienes tenéis que ser cristianos creyentes.

– Sois vosotros, los padres, quienes tenéis que vivir con coherencia y transmitir esa fe a vuestro hijo.

 

Porque bautizar a vuestro hijo supone

– Que vosotros, padres, creéis en Jesucristo, el Hijo de Dios.

– Que aceptáis el Evangelio de Jesús como norma de vuestra vida.

– Que tenéis conciencia de formar parte de una comunidad de fe (la Parroquia).

– Que habitualmente participáis con el resto de la comunidad en las celebraciones.

– Que vais a ser testigos y ejemplo para vuestro hijo de lo que significa y supone ser cristiano, hoy y aquí.

– Que para vosotros el bautismo y la parroquia son cosas importantes.

Posted in Nuevo, Sacramentos | Leave a comment

Matrimonio

EL SACRAMENTO DEL MATRIMONIO

Del Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica, números 337-350

¿Cuál es el designio de Dios sobre el hombre y la mujer?

Dios, que es amor y creó al hombre por amor, lo ha llamado a amar. Creando al hombre y a la mujer, los ha llamado en el Matrimonio a una íntima comunión de vida y amor entre ellos, «de manera que ya no son dos, sino una sola carne» (Mt 19, 6). Al bendecirlos, Dios les dijo: «Creced y multiplicaos» (Gn 1, 28).

¿Con qué fines ha instituido Dios el Matrimonio?

La alianza matrimonial del hombre y de la mujer, fundada y estructurada con leyes propias dadas por el Creador, está ordenada por su propia naturaleza a la comunión y al bien de los cónyuges, y a la procreación y educación de los hijos. Jesús enseña que, según el designio original divino, la unión matrimonial es indisoluble: «Lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre» (Mc 10, 9).

¿Qué enseña el Antiguo Testamento sobre el Matrimonio?

Dios ayuda a su pueblo a madurar progresivamente en la conciencia de la unidad e indisolubilidad del Matrimonio, sobre todo mediante la pedagogía de la Ley y los Profetas. La alianza nupcial entre Dios e Israel prepara y prefigura la Alianza nueva realizada por el Hijo de Dios, Jesucristo, con su esposa, la Iglesia.

¿Qué novedad aporta Cristo al Matrimonio?

Jesucristo no sólo restablece el orden original del Matrimonio querido por Dios, sino que otorga la gracia para vivirlo en su nueva dignidad de sacramento, que es el signo del amor esponsal hacia la Iglesia: «Maridos, amad a vuestras mujeres como Cristo ama a la Iglesia» (Ef 5, 25)

¿Cómo se celebra el sacramento del Matrimonio?

Dado que el Matrimonio constituye a los cónyuges en un estado público de vida en la Iglesia, su celebración litúrgica es pública, en presencia del sacerdote (o de un testigo cualificado de la Iglesia) y de otros testigos.

¿Qué es el consentimiento matrimonial?

El consentimiento matrimonial es la voluntad, expresada por un hombre y una mujer, de entregarse mutua y definitivamente, con el fin de vivir una alianza de amor fiel y fecundo. Puesto que el consentimiento hace el Matrimonio, resulta indispensable e insustituible. Para que el Matrimonio sea válido el consentimiento debe tener como objeto el verdadero Matrimonio, y ser un acto humano, consciente y libre, no determinado por la violencia o la coacción.

¿Cuáles son los efectos del sacramento del Matrimonio?

El sacramento del Matrimonio crea entre los cónyuges un vínculo perpetuo y exclusivo. Dios mismo ratifica el consentimiento de los esposos. Por tanto, el Matrimonio rato y consumado entre bautizados no podrá ser nunca disuelto. Por otra parte, este sacramento confiere a los esposos la gracia necesaria para alcanzar la santidad en la vida conyugal y acoger y educar responsablemente a los hijos.

¿Por qué la familia cristiana es llamada Iglesia doméstica?

La familia cristiana es llamada Iglesia doméstica, porque manifiesta y realiza la naturaleza comunitaria y familiar de la Iglesia en cuanto familia de Dios. Cada miembro, según su propio papel, ejerce el sacerdocio bautismal, contribuyendo a hacer de la familia una comunidad de gracia y de oración, escuela de virtudes humanas y cristianas y lugar del primer anuncio de la fe a los hijos.

Posted in Nuevo, Sacramentos | Leave a comment

Requisitos-Matrimonio

PARA PREPARAR EL MATRIMONIO

Requisitos

1.- Comunicarlo con seis meses de antelación.

2.- Asistir a los cursillos de preparación. Estos los hacen conjuntamente nuestra Parroquia y la de Santa Teresa con el siguiente horario: Sábado por la tarde y Domingo por la mañana, con la comida incluida. Suelen ser los últimos fines de semana de Febrero y Abril.

3.- Rellenar el expediente con dos meses de antelación y con dos testigos que no sean familiares.

Si los novios residen en Salamanca, harán los dos el expediente en la parroquia de la novia. Si ninguno reside en Salamanca, cada uno hará su parte del expediente en la parroquia donde tenga su domicilio. Si uno reside en una diócesis de Salamanca, él o ella, harán su parte del expediente en su propia parroquia.

4.- Preparación de la celebración de la boda si se realiza en nuestra parroquia.

Documentación

a.- Partida de bautismo (cuya fecha de emisión no excederá de los seis meses). Si es de otra diócesis deberá venir legalizada por la diócesis de origen.
b.- Fotocopia del D.N.I.
c.- Fotocopia del libro de familia, donde constan los datos personales del registro civil.

Si no os casáis en esta parroquia

Si os vais a casar en otra iglesia tenéis que llevar el expediente rellenado en ésta a la Notaría del Obispado de Salamanca, ya sea completo de los dos, o medio expediente de uno. Su horario es de 10:30 a 13:30 h.

Registro civil

Una vez celebrado el sacramento del matrimonio en la parroquia correspondiente, se os dará un formulario rellenado para que lo llevéis al Registro y que conste así vuestro matrimonio por lo civil.

Posted in Nuevo, Sacramentos | Leave a comment

Eucaristía

EL SACRAMENTO DE LA EUCARISTÍA

Del Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica, números 271-294

¿Qué es la Eucaristía?  

La Eucaristía es el sacrificio mismo del Cuerpo y de la Sangre del Señor Jesús, que Él instituyó para perpetuar en los siglos, hasta su segunda venida, el sacrificio de la Cruz, confiando así a la Iglesia el memorial de su Muerte y Resurrección. Es signo de unidad, vínculo de caridad y banquete pascual, en el que se recibe a Cristo, el alma se llena de gracia y se nos da una prenda de la vida eterna.

¿Cuándo instituyó Jesucristo la Eucaristía?  

Jesucristo instituyó la Eucaristía el Jueves Santo, «la noche en que fue entregado» (1 Co 11, 23), mientras celebraba con sus Apóstoles la Última Cena.

¿Cómo instituyó la Eucaristía?

Después de reunirse con los Apóstoles en el Cenáculo, Jesús tomó en sus manos el pan, lo partió y se lo dio, diciendo: «Tomad y comed todos de él, porque esto es mi Cuerpo que será entregado por vosotros». Después tomó en sus manos el cáliz con el vino y les dijo: «Tomad y bebed todos de él, porque éste es el cáliz de mi Sangre, Sangre de la Alianza nueva y eterna, que será derramada por vosotros y por todos los hombres, para el perdón de los pecados. Haced esto en conmemoración mía».

¿Qué representa la Eucaristía en la vida de la Iglesia? 

La Eucaristía es fuente y culmen de toda la vida cristiana. En ella alcanzan su cumbre la acción santificante de Dios sobre nosotros y nuestro culto a Él. La Eucaristía contiene todo el bien espiritual de la Iglesia: el mismo Cristo, nuestra Pascua. Expresa y produce la comunión en la vida divina y la unidad del Pueblo de Dios. Mediante la celebración eucarística nos unimos a la liturgia del cielo y anticipamos la vida eterna.

¿Qué lugar ocupa la Eucaristía en el designio divino de salvación?

En la Antigua Alianza, la Eucaristía fue anunciada sobre todo en la cena pascual, celebrada cada año por los judíos con panes ázimos, como recuerdo de la salida apresurada y liberadora de Egipto. Jesús la anunció en sus enseñanzas y la instituyó celebrando con los Apóstoles la Última Cena durante un banquete pascual. La Iglesia, fiel al mandato del Señor: «Haced esto en memoria mía» (1 Co 11, 24), ha celebrado siempre la Eucaristía, especialmente el domingo, día de la resurrección de Jesús.

¿Cómo se desarrolla la celebración de la Eucaristía?

La celebración eucarística se desarrolla en dos grandes momentos, que forman un solo acto de culto: la liturgia de la Palabra, que comprende la proclamación y la escucha de la Palabra de Dios; y la liturgia eucarística, que comprende la presentación del pan y del vino, la anáfora o plegaria eucarística, con las palabras de la consagración, y la comunión.

¿Quién es el ministro de la celebración de la Eucaristía? 

El ministro de la celebración de la Eucaristía es el sacerdote (obispo o presbítero), válidamente ordenado, que actúa en la persona de Cristo Cabeza y en nombre de la Iglesia.

¿Cuáles son los elementos esenciales y necesarios para celebrar la Eucaristía?

Los elementos esenciales y necesarios para celebrar la Eucaristía son el pan de trigo y el vino de vid.

¿En qué sentido la Eucaristía es memorial del sacrificio de Cristo? 

La Eucaristía es memorial del sacrificio de Cristo, en el sentido de que hace presente y actual el sacrificio que Cristo ha ofrecido al Padre, una vez por todas, sobre la Cruz en favor de la humanidad. El carácter sacrificial de la Eucaristía se manifiesta en las mismas palabras de la institución: «Esto es mi Cuerpo que se entrega por vosotros» y «Este cáliz es la nueva alianza en mi Sangre que se derrama por vosotros» (Lc 22, 19-20). El sacrificio de la Cruz y el sacrificio de la Eucaristía son un único sacrificio. Son idénticas la víctima y el oferente, y sólo es distinto el modo de ofrecerse: de manera cruenta en la cruz, incruenta en la Eucaristía.

¿Cómo está Jesucristo presente en la Eucaristía?

Jesucristo está presente en la Eucaristía de modo único e incomparable. Está presente, en efecto, de modo verdadero, real y sustancial: con su Cuerpo y con su Sangre, con su Alma y su Divinidad. Cristo, todo entero, Dios y hombre, está presente en ella de manera sacramental, es decir, bajo las especies eucarísticas del pan y del vino.

¿Qué significa transubstanciación?

Transubstanciación significa la conversión de toda la sustancia del pan en la sustancia del Cuerpo de Cristo, y de toda la sustancia del vino en la sustancia de su Sangre. Esta conversión se opera en la plegaria eucarística con la consagración, mediante la eficacia de la palabra de Cristo y de la acción del Espíritu Santo. Sin embargo, permanecen inalteradas las características sensibles del pan y del vino, esto es las «especies eucarísticas».

¿Qué tipo de culto se debe rendir al sacramento de la Eucaristía? 

Al sacramento de la Eucaristía se le debe rendir el culto de latría, es decir la adoración reservada a Dios, tanto durante la celebración eucarística, como fuera de ella. La Iglesia, en efecto, conserva con la máxima diligencia las Hostias consagradas, las lleva a los enfermos y a otras personas imposibilitadas de participar en la Santa Misa, las presenta a la solemne adoración de los fieles, las lleva en procesión e invita a la frecuente visita y adoración del Santísimo Sacramento, reservado en el Sagrario.

¿Por qué la Eucaristía es el banquete pascual?

La Eucaristía es el banquete pascual porque Cristo, realizando sacramentalmente su Pascua, nos entrega su Cuerpo y su Sangre, ofrecidos como comida y bebida, y nos une con Él y entre nosotros en su sacrificio.

¿Cuándo obliga la Iglesia a participar de la Santa Misa? 

La Iglesia establece que los fieles tienen obligación de participar de la Santa Misa todos los domingos y fiestas de precepto, y recomienda que se participe también en los demás días.

¿Cuándo se debe recibir la sagrada Comunión? 

La Iglesia recomienda a los fieles que participan de la Santa Misa recibir también, con las debidas disposiciones, la sagrada Comunión, estableciendo la obligación de hacerlo al menos en Pascua.

¿Qué se requiere para recibir la sagrada Comunión? 

Para recibir la sagrada Comunión se debe estar plenamente incorporado a la Iglesia Católica y hallarse en gracia de Dios, es decir sin conciencia de pecado mortal. Quien es consciente de haber cometido un pecado grave debe recibir el sacramento de la Reconciliación antes de acercarse a comulgar. Son también importantes el espíritu de recogimiento y de oración, la observancia del ayuno prescrito por la Iglesia y la actitud corporal (gestos, vestimenta), en señal de respeto a Cristo.

¿Cuáles son los frutos de la sagrada Comunión?

La sagrada Comunión acrecienta nuestra unión con Cristo y con su Iglesia, conserva y renueva la vida de la gracia, recibida en el Bautismo y la Confirmación y nos hace crecer en el amor al prójimo. Fortaleciéndonos en la caridad, nos perdona los pecados veniales y nos preserva de los pecados mortales para el futuro.

Posted in Nuevo, Sacramentos | Leave a comment

Confirmación

EL SACRAMENTO DE LA CONFIRMACIÓN 

Del Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica, números 265-270

¿Qué lugar ocupa la Confirmación en el designio divino de salvación?

En la Antigua Alianza, los profetas anunciaron que el Espíritu del Señor reposaría sobre el Mesías esperado y sobre todo el pueblo mesiánico. Toda la vida y la misión de Jesús se desarrollan en una total comunión con el Espíritu Santo. Los Apóstoles reciben el Espíritu Santo en Pentecostés y anuncian «las maravillas de Dios» (Hch 2,11). Comunican a los nuevos bautizados, mediante la imposición de las manos, el don del mismo Espíritu. A lo largo de los siglos, la Iglesia ha seguido viviendo del Espíritu y comunicándolo a sus hijos.

¿Por qué se llama Confirmación o Crismación?

Se llama Confirmación, porque confirma y refuerza la gracia bautismal. Se llama Crismación, puesto que un rito esencial de este sacramento es la unción con el Santo Crisma

¿Cuál es el rito esencial de la Confirmación?

El rito esencial de la Confirmación es la unción con el Santo Crisma (aceite de oliva mezclado con perfumes, consagrado por el obispo), que se hace con la imposición de manos por parte del ministro, el cual pronuncia las palabras sacramentales propias del rito. En Occidente, esta unción se hace sobre la frente del bautizado con estas palabras: «Recibe por esta señal el don del Espíritu Santo». En las Iglesias Orientales de rito bizantino, la unción se hace también en otras partes del cuerpo, con la fórmula: «Sello del don del Espíritu Santo».

¿Cuál es el efecto de la Confirmación?

El efecto de la Confirmación es la especial efusión del Espíritu Santo, tal como sucedió en Pentecostés. Esta efusión imprime en el alma un carácter indeleble y otorga un crecimiento de la gracia bautismal; arraiga más profundamente la filiación divina; une más fuertemente con Cristo y con su Iglesia; fortalece en el alma los dones del Espíritu Santo; concede una fuerza especial para dar testimonio de la fe cristiana.

¿Quién puede recibir este sacramento?

El sacramento de la Confirmación puede y debe recibirlo, una sola vez, aquel que ya ha sido bautizado. Para recibirlo con fruto hay que estar en gracia de Dios.

¿Quién es el ministro de la Confirmación? 

El ministro originario de la Confirmación es el obispo: se manifiesta así el vínculo del confirmado con la Iglesia en su dimensión apostólica. Cuando el sacramento es administrado por un presbítero, como sucede ordinariamente en Oriente y en casos particulares en Occidente, es el mismo presbítero, colaborador del obispo, y el santo crisma, consagrado por éste, quienes expresan el vínculo del confirmado con el obispo y con la Iglesia.

Posted in Nuevo, Sacramentos | Leave a comment

Penitencia

EL SACRAMENTO DE LA PENITENCIA  Y LA RECONCILIACIÓN

Del Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica, números 296-310

¿Por qué hay un sacramento de la Reconciliación después del Bautismo?  

Puesto que la vida nueva de la gracia, recibida en el Bautismo, no suprimió la debilidad de la naturaleza humana ni la inclinación al pecado (esto es, la concupiscencia), Cristo instituyó este sacramento para la conversión de los bautizados que se han alejado de Él por el pecado.

¿Cuándo fue instituido este sacramento?

El Señor resucitado instituyó este sacramento cuando la tarde de Pascua se mostró a sus Apóstoles y les dijo: «Recibid el Espíritu Santo. A quienes perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos» (Jn 20, 22-23).

¿Tienen necesidad los bautizados de conversión? 

La llamada de Cristo a la conversión resuena continuamente en la vida de los bautizados. Esta conversión es una tarea ininterrumpida para toda la Iglesia, que, siendo santa, recibe en su propio seno a los pecadores.

¿Cuáles son los elementos esenciales del sacramento de la Reconciliación?  

Los elementos esenciales del sacramento de la Reconciliación son dos: los actos que lleva a cabo el hombre, que se convierte bajo la acción del Espíritu Santo, y la absolución del sacerdote, que concede el perdón en nombre de Cristo y establece el modo de la satisfacción.

¿Cuáles son los actos propios del penitente?

Los actos propios del penitente son los siguientes: un diligente examen de conciencia; la contrición (o arrepentimiento), que es perfecta cuando está motivada por el amor a Dios, imperfecta cuando se funda en otros motivos, e incluye el propósito de no volver a pecar; la confesión, que consiste en la acusación de los pecados hecha delante del sacerdote; la satisfacción, es decir, el cumplimiento de ciertos actos de penitencia, que el propio confesor impone al penitente para reparar el daño causado por el pecado.

¿Qué pecados deben confesarse?  

Se deben confesar todos los pecados graves aún no confesados que se recuerdan después de un diligente examen de conciencia. La confesión de los pecados graves es el único modo ordinario de obtener el perdón.

¿Cuándo se está obligado a confesar los pecados graves? 

Todo fiel, que haya llegado al uso de razón, está obligado a confesar sus pecados graves al menos una vez al año, y de todos modos antes de recibir la sagrada Comunión.

¿Por qué también los pecados veniales pueden ser objeto de la confesión sacramental?

La Iglesia recomienda vivamente la confesión de los pecados veniales aunque no sea estrictamente necesaria, ya que ayuda a formar una recta conciencia y a luchar contra las malas inclinaciones, a dejarse curar por Cristo y a progresar en la vida del Espíritu.

¿Quién es el ministro del sacramento de la Reconciliación?

Cristo confió el ministerio de la reconciliación a sus Apóstoles, a los obispos, sucesores de los Apóstoles, y a los presbíteros, colaboradores de los obispos, los cuales se convierten, por tanto, en instrumentos de la misericordia y de la justicia de Dios. Ellos ejercen el poder de perdonar los pecados en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

El confesor, ¿está obligado al secreto?

Dada la delicadeza y la grandeza de este ministerio y el respeto debido a las personas, todo confesor está obligado, sin ninguna excepción y bajo penas muy severas, a mantener el sigilo sacramental, esto es, el absoluto secreto sobre los pecados conocidos en confesión.

¿Cuáles son los efectos de este sacramento?

Los efectos del sacramento de la Penitencia son: la reconciliación con Dios y, por tanto, el perdón de los pecados; la reconciliación con la Iglesia; la recuperación del estado de gracia, si se había perdido; la remisión de la pena eterna merecida a causa de los pecados mortales y, al menos en parte, de las penas temporales que son consecuencia del pecado; la paz y la serenidad de conciencia y el consuelo del espíritu; el aumento de la fuerza espiritual para el combate cristiano.

Posted in Nuevo, Sacramentos | Leave a comment